FISIOTERAPIA DEPORTIVA

¿Qué es la fisioterapia deportiva?

La fisioterapia deportiva es una de las muchas especialidades de la fisioterapia a través de la cual se busca la rehabilitación, la atención y la prevención de deportistas amateurs y profesionales, así como mostrar unas correctas directrices a aquellos pacientes que practican actividad física y quieren hacerlo de forma segura.

Numerosas lesiones deportivas son susceptibles de tratamiento fisioterápico. Entre ellas destacan las contracturas y distensiones musculares, tendinitis y otras tendinopatías, esguinces, así como estados post-quirúrgicos (fracturas, roturas musculares o ligamentosas…) que precisan ser rehabilitados.

Cuáles son los objetivos de la fisioterapia deportiva.

Acortar el tiempo de recuperación
Prevenir lesiones
Adaptar el cuerpo al entrenamiento
Mejorar la calidad de vida
Evitar riesgos los factores de riesgo
Evaluar la situación

¿En qué consiste nuestro servicio de fisioterapia deportiva?

Valoración inicial

Se concretará una cita en la que realizaremos una pequeña entrevista y valoración del paciente. Esto nos permitirá tener una primera toma de contacto en la que conoceremos la historia clínica al detalle y analizaremos que tipo de tratamiento será el más adecuado para comenzar con la recuperación de la lesión que presente..

Sesión de fisioterapia deportiva

Cada lesión ha de ser analizada con detenimiento para observar su evolución y evitar nuevas recaídas en el futuro o la afectación de otros segmentos corporales.

El tratamiento, siempre enmarcado en la evidencia científica y actualizado a través de las últimas investigaciones, se basa en la terapia manual a través de la cual nuestros fisioterapeutas normalizan todas las estructuras alteradas, ya sea a nivel muscular, articular o neural, para devolverlas de forma progresiva a su estado habitual.

De forma paralela se hace uso del ejercicio físico específico para mantener el estado del paciente y disminuir el tiempo de inactividad, el cual aumenta en intensidad conforme mejora la lesión. De ese modo cuando la lesión ha remitido el cuerpo se encuentra en un estado más óptimo para afrontar la fase de rehabilitación al gesto deportivo, con la cual debe acabar todo tratamiento de un deportista para evitar nuevas recaídas.

Lesiones deportivas más comunes:

Tendinitis/tendinosis (rotuliano, infraespinoso..) y otras tendinopatías.
Lesiones musculares como rotura de fibras, elongaciones musculares, contracturas, sobrecargas, contusiones.
Meniscopatias.
Lesiones del manguito de los rotadores de hombro.
Lesiones capsulo-ligamentosas (esguinces, distensiones de ligamentos, luxaciones y subluxaciones articulares).
Inestabilidades articulares.
Aplicación de técnicas para mejorar el rendimiento deportivo (trabajos excéntricos, propiocepción..)
Valoración musculo-articular y postural del deportista.
Estados post-quirúrgicos.